Los bioplásticos son polímeros naturales que se producen a partir de fuentes renovables. Estos biopolímeros se fabrican a partir de maíz, caña de azúcar o fécula de patata. Actualmente este material se emplea como sustituto del plástico de fuentes fósiles (petróleo) empleado para usar y tirar, como por ejemplo las bolsas de plástico convencionales y el embalaje de alimentos.

Su uso se está extendiendo y poniendo de moda, ya que al ser un plástico de origen natural se le asocia a que no supondrá un problema para el medioambiente, pero sí lo es. Los bioplásticos no son la solución, tienen tres grandes inconvenientes que se deben saber.

En primer lugar, el término bioplástico se asocia a un material que es biodegradable, aunque en este caso no es del todo cierto, debido a que su degradación tan solo se dará en determinadas situaciones. Este tipo de plástico necesita unas condiciones muy específicas para degradarse, que solo se pueden conseguir en plantas de compostaje industrial. Es decir, en la naturaleza y en el mar no se van a biodegradar. Si este bioplástico acaba en el mar, este actuará similar al plástico convencional, descomponiéndose en fragmentos microscópicos durante décadas y planteando un peligro para la vida marina. Es por este motivo que el vertido de estos biopolímeros se ha de realizar en el contenedor orgánico (contenedor marrón) para poder realizarse el tratamiento adecuado.

Por otro lado, la mayoría de estos plásticos biodegradables se producen a partir de alimentos. Para la producción de estos plásticos se necesitan terrenos, quitando tierras para el cultivo de alimentos. También se necesitan fertilizantes, que son contaminantes. ¡Imaginaros cuantos terrenos, agua, fertilizantes y desforestación harían falta para llegar a sustituir el plástico que se produce a nivel mundial! (En el mundo se producen alrededor de 300 millones de toneladas cada año!).

Finalmente, las propiedades mecánicas son peores que las de los plásticos de origen fósil, motivo por el cual su ciclo de vida es más corto haciendo difícil su reutilización, y además no se pueden reciclar.

Campo de maiz
Los bioplásticos necesitan terreno. Campos cultivados de maíz.
En resumen:
  1. No son totalmente biodegradables en el medio ambiente, solo en unas condiciones específicas, pudiendo contaminar también el mar.
  2. Para producirlos se necesita cultivar terrenos, lo que implica utilizar fertilizantes, herbicidas,…
  3. Son menos reutilizables ya que sus propiedades mecánicas son peores.

Los bioplásticos, aún siendo biodegradables en condiciones específicas, no son la solución. Actualmente, no hay ningún material 100% sostenible para ser usado de forma tan masiva como el uso que se está dando a los plásticos derivados del petroleo.

Soluciones de Ecotendencias:

La solución propuesta es reducir drásticamente el empleo de materiales que no tengan una larga vida útil.

Por ejemplo:

Una bolsa de tela puede durar muchos años y reducir el impacto que tienen las de plástico en general.

Utilizar siempre que se pueda botellas de vidrio para contener agua o pequeños vasos de larga vida en caso de salir fuera.

Reducir la comida preparada envasada en plástico (podemos hacer croquetas caseras, yogurs hechos en casa,…)

 

2 comentarios en “Los bioplásticos no son la solución”

  1. Montserrat Francisco

    Desconeixia aquesta informació, oculta, d’aquest tipus de plàstic amb un consum tan a l’alça.
    Article molt sintètic i útil. Moltes gràcies.

  2. Mercedes Hidalgo Rebollo

    Yo también lo desconocía. No sé como podemos presionar para que se informe en los medios de comunicación.
    Gracias Mercedes

Responder a Mercedes Hidalgo Rebollo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba