Principalmente, por su alta calidad.

 Los alimentos ecológicos, también llamados orgánicos o biológicos, son apreciados por ser más saludables y de mayor calidad. Son más sabrosos, mas equilibrados a nivel de nutrientes, y están libres de pesticidas y abonos sintéticos. Todo esto son razones de peso que explican el aumento de sus ventas: un incremento de un 10% anual, aún y estando en época de crisis.

En una primera comparación, los factores que determinarán la calidad de un   alimento frente a otro serán los siguientes: su contenido nutricional (oligoelementos, vitaminas, balance de aminoácidos, ácidos grasos, etc), sus características organolépticas (olor, sabor, aroma, textura), su apariencia (tamaño, forma, color, taras), la ausencia de tóxicos (pesticidas, herbicidas, nitratos) y la preservación (técnicas de conservación, uso de aditivos…)

En la comparación de los alimentos ecológicos frente a los convencionales será necesario también saber aquellos parámetros determinantes sobre sus prácticas de producción, las resumimos en la siguiente tabla:

 

Agricultura y ganadería ecológica.

 

Agricultura y ganadería industrial.

 

En la agricultura ecológica se fertiliza la tierra con abonos orgánicos naturales, y no se usan sustancias químicas de síntesis. 

 

 

 

En la ganadería, los animales se alimentan con una dieta basada en alimentos ecológicos, la medicina  veterinaria utilizada es de tipo homeopático o fitoterapéutico, y se respetan los ciclos naturales: espacio, sueño, luz y aire.

 

 

 

Los alimentos procesados ecológicos no contienen normalmente aditivos de síntesis, y se basan en procedimientos naturales: secado, vacío, frío, fermentaciones.

 

 

En la agricultura industrial se usan masivamente abonos químicos y pesticidas, se priman las variedades de mejor apariencia visual (que no nutricional) y más mecanizables, se tiende al monocultivo y, actualmente se cultivan variedades transgénicas.

 

La ganadería, por su parte, implica hacinamiento, engorde rápido y uso frecuente de antibióticos y hormonas, que se acumulan en el tejido adiposo del animal. Esta práctica industrializada trata de mantener con vida al animal hasta que tiene el peso convenido, siendo la calidad de la carne muy baja y de consecuencias imprevistas para el consumidor final. 

 

De los alimentos procesados, solo hace falta leer la excesiva cantidad de aditivos que figuran en la lista de ingredientes. Resulta mucho más sencillo admitir nuevas sustancias que prohibirlas, al no basarse en el principio de precaución.

 

 

 

La comparación de la calidad de los alimentos ecológicos frente a los alimentos convencionales queda expuesta a continuación:

 

1.- Contenido nutricional

 

Proteínas. El alimento ecológico tiene 10-20% menos de proteínas al no usarse fertilizantes nitrogenados, pero su perfil de aminoácidos esenciales es mucho más equilibrado
Ácidos grasos. Mayor proporción de ácidos grasos insaturados, beneficiosos para la salud. Ausencia de ácidos grasos hidrogenados, y por tanto de los perjudiciales ácidos grasos trans.
Vitaminas. Mayor contenido en vitamina C y otras vitaminas en las frutas y hortalizas ecológicas
Minerales. No hay carencia de Mg, Cu y otros oligoelementos, habitual cuando se usan fertilizantes nitrogenados por la competencial del N a ser absorbido por las raíces.
Antioxidantes. Mayor proporción en los ecológicos. Protegen de los radicales libres, y por tanto del cáncer.
Agua. Menor cantidad de agua, luego mayor densidad de nutrientes.

 

 

2.- Características organolépticas

 

Olor y aroma más intensos en los ecológicos, lo cual se realza en los frutos y en las especies y plantas aromáticas.
Sabor más rico, asociado al equilibrio de nutrientes y la maduración natural.
Textura más acorde al alimento en sí.

 

 

3.- Apariencia

 Al no ser una alimento con parámetros industriales podemos encontrar, en un mismo producto, cambios en su apariencia. Por ejemplo, las piezas de fruta procedentes del mismo árbol no resultan ser todas de la misma forma, del mismo color ni del mismo peso.

También se pueden observar taras comunes sea por la presencia de insectos en el campo sea por la menor clasificación que se da al producto ecológico.

4.- Ausencia de tóxicos

 

La frutas ecológicas tiene una concentración 550 veces menor en pesticidas respecto a las convencionales. En hortalizas, la diferencia es de 700 veces menor!

 

En las prácticas ecológicas no se usan fungicidas, herbicidas ni pesticidas, todos ellos altamente tóxicos para la flora y la fauna y, aunque no se divulgue, para la salud humana. Las afecciones principales son a nivel de sistema nervioso, sistema inmunológico y sistema hormonal. La pérdida de fertilidad y la obesidad son dos consecuencias usuales.

También los abonos nitrogenados sintéticos dan lugar a niveles altos de nitrosaminas.

Las hormonas usadas en ganadería industrial afectan la salud humana, causando obesidad, pubertad precoz, quistes ováricos,… cada vez más frecuentes en la infancia.

Los antibióticos utilizados causan resistencias.

 

5.- Preservación

 

 En agricultura convencional, se irradian los alimentos para evitar que germinen, por ejemplo los tubérculos.

En alimentos procesados, se usan aditivos para dar sabor a un alimento que no lo aporta por sí mismo, y para preservarlo durante años.

 

Vistas las diferencias de calidad entre ecológico y convencional, la balanza se inclina claramente a favor de los alimentos ecológicos. Sólo vemos dos ventajas en el convencional: la apariencia y el precio. Es cuestión de prioridades aceptar una diferencia de coste a cambio de mayor disfrute y más garantías de salud. De hecho, es el mejor plan de pensiones que nos podemos permitir.

Alimentos ecológicos
Alimentos ecológicos

4 comentarios en “¿Por qué consumir productos ecológicos?”

  1. Desde el Restaurante Alborada estamos totalmente de acuerdo con vosotros en las propiedades beneficiosas de los alimentos ecológicos. Por ello creemos que os interesará este enlace a nuestro blog donde podéis ver una receta con verduras de origen ecológico. Esperamos que os guste.

    Podéis ver nuestra receta en el siguiente enlace:
    http://blog.restaurantesalborada.com/2012/05/23/parrillada-de-verduras-ecologicas/

    Un saludo,
    Restaurante Alborada

  2. Pingback: ¿Es lo mismo alimentarse que nutrirse? | Boletín Ecoalimentaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba