Alimentarse es un proceso voluntario que consiste en obtener del entorno (cocina, restaurante, tienda de alimentación) una serie de alimentos (naturales, cocinados o transformados) e ingerirlos.

Implica una selección previa de los alimentos, basada en la disponibilidad, hábitos, factores culturales y socioeconómicos, por lo que puede variar mucho entre países, estratos sociales, o simplemente de una a otra familia fruto de un distinto aprendizaje.

Nuestra preocupación por alimentarnos nace dela necesidad fisiológica de satisfacer el apetito, no de conseguir unos determinados nutrientes en cantidad suficiente y equilibrada. Por suerte el cuerpo es sabio y nos demanda uno u otro alimento si se producen desequilibrios, pero en una alimentación industrializada como la actual no es fácil corregir excesos y carencias.

Nutrirse, por contra, es un proceso involuntario que consiste en transformar los alimentos dentro de nuestro organismo con el objeto de:

  • obtener energía para los distintos procesos vitales
  • construir y reparar los tejidos y demás estructuras orgánicas
  • regular los procesos metabólicos
Alimentarse o nutrirse
Alimentarse o nutrirse

La nutrición empieza tras la ingesta del alimento y engloba los distintos procesos digestivos, la absorción de nutrientes, su distribución a través del sistema vascular y linfático, y el metabolismo de los nutrientes a través de los procesos anabólicos (consumen energía para construir tejidos corporales) y catabólicos (liberan energía para realizar trabajo y producir calor).

La nutrición se ha estudiado ampliamente. El conocimiento científico actual permite definir qué nutrientes y en qué cantidades son necesarios, según el individuo (sexo, peso, edad), su nivel de actividad y su estado de salud.

Nuestra preocupación por nutrirnos nace del deseo por mantener la salud óptima, con un adecuado crecimiento, funcionamiento y reproducción, con la debida energía para el trabajo y demás actividades, con resistencia a infecciones y enfermedades.

Es una preocupación mucho más consciente que la de alimentarnos, y por la que nos interesamos por textos de dietética o nos ponemos en manos de dietistas y naturópatas para corregir nuestros hábitos alimentarios. Y por la que elegimos tomar alimentos ecológicos (+ nutrientes, – tóxicos) a pesar del diferencial de precio.

Os recomiendo este artículo: ¿Por qué consumir productos ecológicos?

En futuros artículos abordaremos distintos aspectos de la nutrición. ¡No os los perdáis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba